Si una luz verde láser apuntando a sus ojos puede encandilarlo, ¿se imagina el riesgo de que le ocurra a un piloto de un avión aterrizando?:

Tal como lo informó en EXCLUSIVA el domingo RADIO AGUAMARINA, esto fue lo que sucedió con un avión el domingo en la noche, a la altura de Tomé, en un episodio que se ha repetido en otras ocasiones, generando evidente preocupación en el Aeropuerto Carriel Sur.

“Tuvimos el reporte de una aeronave que fue apuntada con láser en la noche, en el sector de Dichato, en la zona de Tomé”, explicó Daniel Aravena, encargado del principal aeródromo de la región.

“Está sucediendo en la aviación en el mundo. Hay gente que no toma las medidas de seguridad y no entiende lo que es apuntar con un láser a una aeronave y el riesgo que involucra”, indicó, añadiendo que “el incidente afortunadamente no trajo consecuencias para la aeronave”.

“Fue el Jet Smart de la noche, tuvo un apunte de un láser y gracias a que los pilotos reportaron esto a la torre de control, pudimos darle aviso a la siguiente aeronave, que pudo ocultar un poco su paso para que no la apuntaran”, detalló Aravena.

Situaciones de este tipo se han producido en diversos aeropuertos del mundo: ya en 2014 se reportaban 4 mil en Estados Unidos, y en Chile, según un documento de la Dirección de Aeronáutica Civil, ese mismo año hubo 97 denuncias de proyección en el aeropuerto Arturo Merino Benítez.

LLAMADOS Y SANCIONES

“Se le pide a la comunidad que sean conscientes que no tienen que hacer eso. Es el equivalente a apuntar a un conductor de un vehículo con las luces altas. Produce problemas de visibilidad en la conducción, y en este caso en el pilotaje de la aeronave” recalcó Aravena.

En ese sentido, explicó que “los láser de alta potencia que ocupa gente inescrupulosa pueden causar daños severos en la visión de las personas, y en el caso específico de las aeronaves, la posibilidad de que el vuelo sufra una intervención. El piloto, al quedar encandilado, sufre el riesgo de no poder ver bien los instrumentos, o en el caso de que esté más cerca de la pista, no podría ver su aproximación o la profundidad”.

Si bien los haces de luz pueden ser finos a poca distancia, esta misma iluminación se maximiza a larga distancia, por lo que el impacto es mayor. “Es un haz de luz grande que ilumina la cabina completa”, complementó, afirmando que “interferir con un vuelo está sancionado, los que sean sorprendidos en este tipo de hechos arriesgan una sanción penal grave”.

Carlos Arias, periodista tomecino diario “La Estrella”